Archivo de la etiqueta: cámara

Cómo sacar fotografías bajo el agua

Domina la cámara de tu móvil con estas aplicaciones

Si hace un tiempo que nos sigues, ya te habrás dado cuenta de que somos auténticos convencidos de que la fotografía móvil puede ser tan buena fotografía como aquella tomada con la mejor de las cámaras Réflex del mercado. Nunca nos cansaremos de repetir que la foto la hace el fotógrafo, no la cámara, y que un buen fotógrafo hará una buena fotografía con cualquier cámara que pongas a su disposición.

Puesto que las cámaras de los teléfonos móviles son cada vez mejores y, lo que es más importante, lo van a seguir siendo, cada vez más se integran dentro del proceso fotográfico como una cámara más (que además es ligera, versátil, y siempre nos acompaña).

Y como toda buena cámara, necesita no sólo de una buena óptica y de un buen fotógrafo detrás; también necesita una buena interfaz desde la que controlar la mayoría de aspectos posibles. Para ello, te ofrecemos este listado con las mejores aplicaciones del mercado para controlar la cámara de tu móvil. ¿Te lo vas a perder? ?

1.    Camera Zoom FX Premium

Esta aplicación es un clásico con muchísimos usuarios satisfechos a sus espaldas. Nos permite controlar multitud de ajustes, casi tantos como si de una cámara  réflex se tratara: desde el balance de blancos, la velocidad de obturación, la ISO o la exposición, hasta el histograma, disparador retardado, disparo en ráfaga, estabilizador de imagen, captura en RAW, HDR o Time Lapse. Por supuesto, también incluye muchas posibilidades de edición con más de 90 posibles efectos.

Sin duda una de las aplicaciones  para la cámara de tu móvil a tener en cuenta. Puedes descargarte la versión Premium de esta App desde aquí (Android) o desde aquí (IOS).

2.    Adobe Photoshop Lightroom

Si bien es una aplicación conocida y utilizada como editor de imágenes, también es una completa herramienta como cámara de fotos. Te permite escoger entre el modo automático en que la aplicación controla todos los parámetros, o el modo profesional, donde podrás ajustar todo lo necesario: balance de blancos, exposición, ISO, velocidad de obturación o el enfoque, así como añadir unos cuantos filtros al tomar la foto.

Es una buena combinación si quieres un potente editor de imágenes y una buena cámara,aunque esta aplicación es más “seria” y no dispone de tantos filtros y opciones divertidas como las anteriores.

App móvil Adobe Photoshop Lightroom

Lo tienes para IOS aquí y para Android aquí.

3.    Bacon camera (Android)

Otra completísima y muy recomendable aplicación para controlar la cámara de tu móvil de forma profesional. Con todo tipo de controles manuales como la velocidad de obturación, ISO, balance de blancos, exposición, disparador automático, efectos de color en vivo, suavizado de piel, disparo en RAW, multi exposición, histograma… Una auténtica maravilla :-).

App móvil Bacon camera

Puedes descargarla para Android aquí.

4.    Pro Camera (IOS)

Otra completísima app para tomar fotos de forma manual con tu teléfono móvil. Con esta aplicación podrás trabajar en RAW, cuentas con disparador automático, slow motion, HDR, baja luminosidad, control de la exposición, disparo en ráfaga, estabilizador, ISO, obturación, balance de blancos, y 78 filtros y efectos disponibles (y un largo etcétera).

Puedes comprarla aquí para IOS.

5.    Camera FV-5 (Android)

Otra aplicación con una interfaz llena de ajustes que permiten controlar cada uno de los ajustes de la toma. Balance de blancos, exposición, ISO, velocidad de obturación, visor EXIF,  plantillas para composición. Muy valorada por sus usuarios y si la pruebas, seguro que por ti también ;).

App móvil Camera FV-5

La tienes para Android aquí.

6.    Manual-Raw Camera (IOS)

Es un clásico para usuarios IOS. Es muy sencilla de utilizar y muy completa en cuanto a todos los ajustes que puedas necesitar en un modo manual: balance de blancos, ISO, enfoque, velocidad de obturación, visor EXIF, guías para ayudarte en tus composiciones, y un larguísimo etcétera.

App móvil Manual-Raw Camera

Puedes encontrarla aquí.

7.    Pro Shot

No se me ocurre nada que se te pueda pasar por la cabeza en cuanto a toma de fotografías y edición, que esta aplicación no tenga: control de la exposición, velocidad de obturación, formato RAW, ISO, configuraciones pre determinadas (modo nocturno, acción…), análisis de datos EXIF, y un largo etcétera. Todo ello en una interfaz muy visual y fácil de utilizar.

App móvil Pro Shot

Puedes encontrarla para IOS aquí o para Android aquí.

8.    Camera 360 ultimate

Otra aplicación a tener muy en cuenta y además gratuitaJ. Dispone de multitud de controles y de posibilidades de edición. Desde estabilización de imagen, disparo en ráfaga, temporizador, contraste, brillo, exposición, balance de blancos, ISO, y muchísimos efectos con los que experimentar en el procesado o durante la toma de fotografías.

Puedes descargarte esta App para Android aquí o para IOS aquí.

Quedarte con la cámara en función automática que probablemente ofrece tu móvil, con la cantidad de aplicaciones que existen a día de hoy, es perderte un montón de buenas imágenes y la posibilidad de sacarle el mejor provecho a la cámara de tu teléfono móvil.

Cualquiera de las aplicaciones anteriores, cumplirá con el propósito de trabajar en modo manual controlando todos los parámetros de la toma. Ya sabes que de eso se trata, de abandonar el automático y atreverse con el manual, y a veces parece que en pequeño formato da menos impresión que cuando trasteamos nuestra réflex.

Si te ha parecido útil, me encantaría que lo compartieras para que el máximo de personas posibles puedan beneficiarse de la información. Muchísimas gracias y hasta la próxima ?

Fuente: https://www.blogdelfotografo.com/aplicaciones-camara-movil/ 

Guía Completa para Dominar el Encuadre en Fotografía (Dzoom)

Encuadrar fotografías es, sin duda, una de las partes más importantes del proceso creativo del fotógrafo. Antes de componer definitivamente una fotografía tendremos que encuadrar, es decir, decidir qué porción de la escena que ven nuestros ojos va a entrar dentro de nuestra captura.

En esta guía vamos a aprender a observar como fotógrafos y a seleccionar el área que vamos a capturar, primero con los ojos y luego con la cámara.  ¿Quieres saberlo todo acerca del encuadre? Quédate conmigo y conoce todos los secretos para encuadrar fotografías como un experto.

 

El Encuadre: ¿Qué es?

El encuadre es el fragmento de espacio que va a captar el objetivo de tu cámara, y por ende, el plano que se obtendrá cuando se realice la captura. Cuando observamos un espacio, primero encuadramos con los ojos y, cuando hemos decidido que lo que vemos es digno de capturar, entonces encuadramos con nuestra cámara. Es ahí dónde comienza el proceso creativo de la composición.

Podríamos decir que encuadrar vendría a ser la antesala del proceso compositivo que lleva a cabo un fotógrafo para hacer una fotografía. Es ese primer momento en el que elegimos y organizamos los elementos que van a formar parte del contenido de nuestra imagen.

Aunque también es cierto que cada uno encuadra a su manera. Puede que ya conozcas tanto tu cámara que seas capaz de encuadrar anticipadamente con solo echar un vistazo para luego componer. O puede que mires a través del visor de tu cámara y vayas encuadrando y componiendo al mismo tiempo. También existe la opción de disparar fotografías para luego reencuadrarlas y recortarlas en un programa de edición. Luego veremos en qué consiste la técnica del reencuadre.

Sea como sea, para realizar una buena composición entrarán en juego otros muchos aspectos como la ubicación de los elementos, el enfoque, la perspectiva o la iluminación. En esta guía vamos a centrarnos únicamente en el encuadre, por lo que si estás interesado en saber más acerca de las reglas y secretos de la composición, te invito a que eches un vistazo a estos artículos específicos:

Tipos de Encuadre

Los tipos de encuadre se clasifican de diversas formas según el autor, pero yo los he clasificado según dos aspectos diferenciados. Por un lado, según la relación de aspecto del encuadre, que tiene que ver con el formato o recorte de la imagen. Y, por otro lado, según la orientación de nuestra cámara al tomar la captura. Veamos ambas clasificaciones por separado.

Encuadres Según la Relación de Aspecto

Como ya sabes, la relación de aspecto o formato de una imagen es la proporción entre su altura y su anchura. El hecho de delimitar nuestra imagen dentro de un formato u otro va a ser crucial, ya que influirá en la lectura e interpretación de nuestra captura. Vamos a conocer algunas de las relaciones de aspecto más utilizadas en fotografía (aunque hay muchas más).

4:3 Horizontal: Era la proporción más habitual en las cámaras compactas tiempo atrás. Actualmente, la relación de aspecto más frecuente es de 3:2. También era el antiguo formato utilizado para televisores y ordenadores.

3:2 Horizontal: Es el estándar universal en fotografía con el que suelen disparar automáticamente la mayoría de cámaras de hoy en día. Es la relación de aspecto que se usaba en los 35mm de las películas analógicas y es reconocido como el formato que mejor corresponde a la visión horizontal típica del ojo humano. Cuando lo miramos es el que más ‘natural’ nos parece.

2:3 Vertical: Es la proporción vertical más utilizada para fotografiar sujetos u objetos verticales o un paisaje que queremos que tenga mayor profundidad. El ojo humano está más acostumbrado a realizar una lectura horizontal de lo que ve, por lo que un formato más vertical que este ya se podría considerar panorámico. La relación de aspecto 3:4 también resulta muy cómoda y flexible a la hora de componer verticalmente, aunque quizá no nos permita tanta profundidad como la de 2:3.

1:1 Cuadrado: El formato cuadrado tiene una relación de aspecto en la que el ancho y el alto son iguales. Lo cierto es que no suele ser un formato preconfigurado en muchas cámaras, por eso es más habitual conseguirlo reencuadrando la imagen posteriormente en edición. Al ser un formato muy estático donde la geometría que se impone es muy marcada, jugar con unas composiciones equilibradas será la clave para dominarlo.

2:1 Panorámico: Los formatos panorámicos son cada vez más utilizados en fotografía. Existen diversas relaciones de aspecto para conseguir una panorámica, pero el 2:1 es una de las más equilibradas, ya que tiene el doble de ancho que de alto. Esto permite al espectador recorrer la escena lateralmente con la mirada. Como ya sabes, puedes realizar una fotografía con una relación de aspecto determinada y luego reencuadrarla en edición con un formato 2:1 o realizar diversas fotografías de una misma vista y más tarde ‘coserlas’ con la técnica del photo stitching.

Panorámica realizada a través de la unión de varias fotografías de la misma vista.

Encuadres Según la Orientación

El otro factor comunicativo esencial para encuadrar tus fotografías será la orientación. Tiene mucho que ver con la relación de aspecto, pero va más allá de tener en cuenta los límites de la captura o los elementos que vamos a incluir dentro. Elegir la orientación no tiene tanto que ver con la técnica, sino más con la estética y la sensación que va a sugerir tu fotografía.

Horizontal: Esta es la orientación más común en fotografía. Es la forma más natural y sencilla de realizar fotos cuando coges tu cámara y la opción más cómoda de componer fotografías empleando técnicas como la regla de los tercios o el espacio negativo. También es la que estamos acostumbrados a ver en las pantallas de ordenador o de televisión.

Sin embargo, que sea la más utilizada, no la convierte ni en la mejor ni en la peor orientación. De hecho, hoy en día con la aparición de los smartphones y las tablets, la horizontalidad ha ido perdiendo su trono y el ojo humano también se está acostumbrando a leer en vertical. Por este motivo, dependiendo de la situación, el encuadre horizontal nos resultará más o menos útil.

Lo que debemos tener claro es que la orientación horizontal siempre suele sugerir estabilidad, simetría y tranquilidad, dándole énfasis al horizonte. Por eso es la más utilizada para paisajes o para elementos arquitectónicos que se encuentran dispuestos también horizontalmente.

Vertical: La orientación vertical es una excelente alternativa para fotografiar elementos cuya orientación es también vertical, como las personas, que son más altas que anchas. Por eso es el formato ideal para los retratos de medio cuerpo o de cuerpo entero. De hecho, para la mayoría de revistas de moda y actualidad es la orientación predilecta.

v

La verticalidad en tu fotografía va a sugerir firmeza y fuerza. Siempre va a dar más énfasis a los planos verticales exagerando la profundidad de los fondos. También confiere más poder visual a las diagonales y las líneas, y por eso suele ser la orientación más utilizada para fines comerciales y publicitarios.

Inclinada u Oblicua: Este tipo de orientación, no se podría considerar como un encuadre propiamente dicho, porque ‘al uso’ sigue siendo horizontal o vertical. Sin embargo, conviene aislar este tipo de encuadre, porque se obtiene inclinando la cámara y, aunque el resultado sea vertical u horizontal, técnicamente la posición de encuadrar es distinta al tomar la foto. También lo habréis escuchado nombrar como plano holandés o perspectiva aberrante.

Es un formato mucho menos utilizado que los anteriores, pero es una alternativa muy útil para transmitir un determinado mensaje que sugiera dinamismo e inquietud. Suele utilizarse para fotografiar deportes extremos, objetos inestables o aquellas situaciones donde se pretenda enfatizar el movimiento y la acción.

Consejos Útiles para Encuadrar Fotografías

Cuando elegimos el encuadre que vamos a fotografiar, es muy posible que esa porción de realidad concreta posea algo ‘especial’ que ha atraído nuestra atención. Para poder captar esa ‘esencia’ vamos a tener que interpretar esa realidad de la mejor forma posible.

Como te he comentado al principio, hay muchos factores y herramientas que influyen para conseguir una buena composición fotográfica. Sin embargo, en este artículo me voy a centrar solo en el hecho de encuadrar.

Elegir el encuadre es un paso vital para conseguir una buena captura y debemos darle la importancia que merece. Para realizar un buen encuadre vamos a tener que conocer algunos recursos útiles para aprender a resaltar nuestro objeto o sujeto fotografiado y ser capaces de transmitir sensaciones. Vamos a ver algunos de ellos.

#1. Regla de los Tercios

Esta probablemente sea la regla de composición más conocida y la más sencilla de aplicar y aprender. Es bueno conocer todos estos consejos y reglas para luego saltárnoslas, puesto que no son reglas universales sino directrices orientativas y no estás obligado a cumplirlas al pie de la letra.

La Regla de los Tercios es muy simple, consiste en dividir el encuadre en 9 rectángulos iguales cortando la imagen con dos líneas imaginarias equidistantes, tanto verticales como horizontales. Con esto conseguiremos los cuatro puntos fuertes en los que las líneas se cruzarán. Según esta regla, es mucho más natural para el ojo humano que los elementos de la imagen se encuentren dispuestos donde se sitúan estos puntos y no justo en el centro de la imagen.

Cuando vayamos a encuadrar una fotografía podemos imaginar estas líneas para que nuestro elemento o elementos importantes se coloquen lo más cerca posible de las intersecciones de la cuadrícula, es decir, de los puntos fuertes. También puedes echarle un vistazo a la configuración de disparo, ya que algunas cámaras poseen la opción de visualizar esas líneas en el modo live view para facilitarte esta tarea.

#2. Regla del Movimiento

Como su proprio nombre indica, se trata de una regla con la que, si encuadramos siguiendo esta premisa, vamos a poder comunicar correctamente el movimiento. Consiste básicamente en dejar espacio en el lugar hacia donde se va a desplazar el sujeto u objeto fotografiado. Lo que debemos hacer a la hora de encuadrar es prever el movimiento que se va a realizar para dejar el espacio adecuado dentro de la composición.

Una regla muy similar a esta, es la Regla de la Mirada, que se aplica a sujetos fotografiados. Consiste en respetar la dirección hacia la que nuestro modelo fotografiado mira. Lo que tendríamos que hacer a la hora de encuadrar es dejar más espacio delante del sujeto, es decir, hacia donde dirige la mirada. Respetando tanto la mirada como la dirección, estaremos dotando de mayor expresividad a nuestras fotografías.

#3. Proporción Áurea

La proporción áurea es uno de los principios más primitivos de la composición visual, que se ha utilizado desde la antigüedad. Los griegos la identificaron como una proporción mágica o divina que es capaz de dividir el espacio en una imagen plácida y atractiva para nuestra visión. Dividiendo una imagen en una serie de rectángulos y uniendo algunos de sus vértices obtendríamos lo que se denomina la Espiral de Oro.

A la hora de componer, para tener en cuenta la proporción áurea deberíamos ser capaces de encuadrar nuestro sujeto u objeto fotografiado dentro de los puntos fuertes de esa espiral. Así podremos conseguir un resultado más armónico y equilibrado.

#4. Líneas y Horizonte

A la hora de encuadrar, las líneas (sean visibles o no), van a ser muy importantes para tomar tus fotografías. Según como las incluyas dentro de tu encuadre conseguirás que el espectador recorra esas líneas hasta el punto de interés que quieres remarcar. Puedes ayudarte de ellas para generar mayor impacto con tu captura.

 

2

Es esta fotografía las líneas de las vías del tren enfatizan el punto de interés de la captura, en este caso, la chica alejándose.

La línea del horizonte, por ejemplo, es una de las más importantes a tener en cuenta. Según la altura a la que la coloques dentro de tu composición transmitirás una u otra sensación. Un horizonte muy alto, donde el cielo apenas se vea, dará mayor importancia a lo que se encuentre debajo. Mientras que si la línea del horizonte está baja, el peso visual recaerá sobre el cielo y las nubes.

Siempre conseguirás mayor estabilidad y equilibrio si colocas el horizonte coincidiendo con las líneas que albergan los puntos fuertes de la regla de los tercios. Un horizonte en el medio de la imagen, en la mayoría de los casos, no te dará el mismo resultado.

#5. Marcos Naturales

foto por Spiros Vathis (licencia CC)

Otro recurso interesante que puedes utilizar a la hora de encuadrar es el de enmarcar tu encuadre. Me refiero a elegir la porción de realidad que quieres capturar, pero viéndola a través de otro encuadre, es decir, creando un marco interno. Sería como rizar el rizo. Con los marcos naturales que te puede ofrecer la arquitectura o la naturaleza generarás un atractivo extra para la vista del espectador.

Encuadrar dentro de un encuadre puede sugerir en el observador una mayor sensación de estabilidad y orden, concentrando aún más la mirada sobre aquello que queremos que sea el centro de interés de nuestra captura.

#6. Minimalismo y Ubicación

Sea cuál sea el recurso que utilices para encuadrar tus fotografías deberás tener siempre en cuenta el elemento fotografiado. Incluir demasiados elementos dentro de tu encuadre puede desviar mucho la atención de lo que quieres transmitir. Por eso trata de crear un solo punto de interés para captar la atención del espectador.

Para ello deberás ser muy selectivo a la hora de escoger la ubicación del elemento dentro del encuadre. Según la sensación que quieras generar podrás alejarlo o acercarlo. Si lo que te interesa es el detalle, por ejemplo, deberás rellenar el encuadre todo lo posible. O si quieres fotografiar un paisaje, puedes conseguir mayor impacto visual incluyendo un pequeño elemento (como una roca o un árbol) en primer término.

Estos son solo algunos recursos que te pueden resultar muy útiles a la hora de encuadrar una fotografía. A partir de ahí vas a tener que poner en práctica todos tus conocimientos de composición para ir experimentando y practicando. El objetivo es seguir evolucionando y entrenando tus ojos de fotógrafo.

El Arte de Reencuadrar

Hemos visto los diferentes formatos y recursos que podemos utilizar en el momento que decidimos hacer nuestras fotografías in situ. Pero, ¿qué pasa si al llegar a casa y ver mis capturas no me acaba de convencer el encuadre que he hecho? Que no cunda el pánico, lo podemos arreglar.

La técnica del reencuadre, consiste en recortar una fotografía en un programa de edición para ajustar el encuadre, mejorar la composición, y por lo tanto, el resultado final de nuestra captura. El propio Henri Cartier-Bresson, como detractor de este tipo de práctica, afirmaba que la composición solo es válida si se realiza en el momento de la toma. Este pensamiento radical seguramente sea compartido por muchos fotógrafos, pero como ya te he dicho no existen las reglas, así que eres libre de utilizar la técnica si estás interesado en aprenderla.

Si eres principiante y quieres probar varios encuadres para ver qué sensaciones transmite cada uno o no vas a tener la posibilidad de volver a repetir una captura porque hiciste un viaje único, tampoco está de más que conozcas esta técnica para ponerla en práctica.

Mi consejo es que realices tus fotografías en el formato más amplio que te permita tu cámara. Luego siempre estarás a tiempo de reajustar tu composición en un programa de edición. De lo contrario, si has dejado fuera del encuadre algo que considerabas importante no vas a poderlo recuperar.

Una vez abras tu imagen en el programa de edición, te recomiendo que la recortes manteniendo una proporción concreta, como las relaciones de aspecto que hemos visto en este artículo. Juega con esas proporciones dentro de tu imagen y verás cómo cambia tu captura.

Ahora que lo sabes Todo, ¡No hagas ni Caso!

Sí que hay una cosa que es importante en la que deberías hacerme caso, y es en la de darle importancia a qué tipo de encuadre será mejor emplear según el tipo de fotografía que quieras captar.

En realidad no existen reglas demasiado estrictas que nos obliguen a elegir una orientación o una relación de aspecto determinada para cada momento. Mi consejo es que te atrevas a experimentar y a ver los resultados que vas obteniendo. Prueba a hacer una misma foto con diferentes encuadres hasta que encuentres el equilibrio que buscas o la idea que pretendes sugerir al espectador.

Cuando te digo que ‘no hagas ni caso’, me refiero a que no te ciñas a las normas. Si están ahí es para romperlas. Ser original y destacar por tener tu propio estilo es lo que te va a diferenciar de ser un fotógrafo más. Así que, ¡no tengas miedo de crear tus propias reglas y libera tu lado más artístico!

 

Fuente: https://www.dzoom.org.es/encuadre-fotografia/?utm_source=Bolet%C3%ADn+de+dzoom&utm_campaign=237dc7c649-FEED&utm_medium=email&utm_term=0_737e51cc8c-237dc7c649-13107861

Cómo mejorar tus fotografías de viaje

La fotografía de viaje consiste en inmortalizar la forma de vida de allá donde viajemos, ya sea al pueblo de al lado de donde vivimos o en una tribu perdida en la selva. Si queremos traernos de recuerdo algo más que un selfie, debemos observar, sentir y percibir ese ambiente nuevo para nosotros y representarlo en una imagen, para que cada vez que alguien vea esa fotografía, pueda impregnarse de todos esos sentidos que percibimos a la hora de disparar y pueda viajar a ese lugar solo con verla.

 

w1

Lago Inle, Birmania. MIGUEL MORENATTI

Qué equipo fotográfico llevar: Os sorprenderéis, pero solo viajo con una cámara y un solo objetivo. Cuanto más desapercibido pasemos, menos llamaremos la atención y mejores fotos improvisadas haremos. Un objetivo polivalente y luminoso, que cubra todas las necesidades. Yo suelo viajar con un 24-70 mm de Canon. Nunca llevo flash, prefiero aprovechar la luz por muy poca que sea y, si vamos a hacer fotos nocturnas, con un pequeño trípode será suficiente.

 

w2
Komodo, Indonesia. MIGUEL MORENATTI

Configuración de la cámara: ¿RAW o JPG? Siempre que dispongamos un editor como Camera RAW de Photoshop o Lightroom, recomiendo tirar en RAW. Nos dará mucho más opciones para editar las luces y colores sin que la foto sufra y pierda calidad. Serán archivos más pesados, pero con las tarjetas de memorias y los discos externos que hay actualmente, no tendremos problemas de almacenamiento. Para la configuración de la cámara recomiendo dos opciones: Manual o AV. En “manual” tendremos libertad para elegir velocidad de obturación y diafragma dependiendo de la luz que haya. Aunque la opción “AV” o prioridad de diafragma, es mi preferida; yo elijo qué diafragma usar (que por lo general es f2’8) y la cámara me pone automáticamente la velocidad. Así las fotografías tienen una reducida profundidad de campo, desenfocado los fondos y realzando los primeros planos. A la hora de editar, prefiero fotos oscuras a luces quemadas, así que suelo subexponer un punto y medio todas mis fotos.

¿Debemos pedir permiso antes de hacerle una foto a alguien? -No! Seguramente recibiré muchas críticas por mi respuesta, pero os explicaré por qué y cómo yo lo hago. Cuando observamos una escena que nos interesa fotografiar, pedir permiso rompería ese ambiente natural para convertirse en algo observado y forzado. Recomiendo hacer discretamente la foto, mostrársela, y siempre borrarla si nos lo pide, aunque os aseguro que casi nunca os pedirá eliminarla.

w3
Komodo, Indonesia. MIGUEL MORENATTI

Paciencia; el secreto para una buena foto: Encontramos una localización que nos gusta; una calle, una esquina, un puente, un árbol… Estamos de vacaciones y tenemos tiempo. Esperemos! Esa localización que tantos nos gusta irá cambiando; se irá decorando con el paso de la gente, el vuelo de un pájaro, el cambio de luz, de las sombras… Con paciencia tendremos la composición perfecta. Aunque por mucho que nos guste nuestra fotografía, siempre se podrá mejorar, todo depende del tiempo que empleemos.

Visita los mercados por el día y las zonas turísticas de madrugada: ¿Has paseado por Roma, París o Praga a las dos de la madrugada? Cuando los palos selfies duermen y las calles perfectamente iluminadas son para nosotros solos. Es el momento perfecto; coge el trípode y sal a hacer fotos. Por el día, vete a los mercados, donde brota la vida local. Pasa desapercibido, no te cuelgues la cámara al cuello; mide la luz que haya y tenla siempre preparada. Hay mercados interiores con luces increíbles, aprovéchala subiendo los ISOS mientras juegas con los colores de las frutas y verduras, que nos dará una composición perfecta.

La hora dorada: Hay momentos del día que hay una luz mágica, en el que las características de la luz permiten obtener unos colores que no se pueden conseguir de ninguna otra manera. Los colores se vuelven cálidos y suavizados con una tonalidad dorada. Para saber cuando dispondremos de este regalo de la naturaleza; la primera hora dorada del día se inicia justo antes del amanecer y continua aproximadamente una hora. La segunda hora dorada comienza alrededor de una hora antes del atardecer y termina justo después del ocaso. Aprovechar las horas de Sol del medio día para encontrar localizaciones y volver a la hora dorada para hacer la foto.

w4
Monte Fuji, Japón. MIGUEL MORENATTI

Aparta el ojo del visor y disfruta tu momento: Hay momentos únicos durante el viaje que marcarán nuestras mejores fotos, pero que lo veremos a través del visor. Aparta de vez en cuando el ojo de la cámara y disfruta ese momento irrepetible. No conviertas los mejores momentos en preocupaciones con el encuadre o la luz. Las fotos son para siempre, pero un buen recuerdo nunca se olvida.

 

Artículo original https://elpais.com/elpais/2017/06/27/punto_de_enfoque/1498555559_953178.html

 

 

10 consejos para tomar mejores fotos con el iPhone

TECNOLOGÍA

10 consejos para tomar mejores fotos con el iPhone

28 de Junio, 2017 – 14:31 Hrs.

Lee los consejos del fotógrafo del año de los IPPAwards.

 

(CNN Español) –

Los teléfonos inteligentes han acortado la distancia entre la cámara y el fotógrafo.

Teléfonos como el iPhone ofrecen cámaras de hasta 12 megapixeles, un lente con apertura de hasta 2.2, zoom digital e incluso estabilizador de imagen, permitiendo que aficionados y profesionales de la fotografía puedan capturar momentos tan pronto como ocurran, sin la necesidad de tener una cámara réflex digital o análoga.

Concursos como los IPPAwards han premiado desde el 2007 las mejores fotografías tomadas desde un iPhone. Según su página web es el primer concurso en su estilo y el más longevo.

Durante 10 años, los fotógrafos han enviado sus mejores imágenes: capturas que evocan momentos especiales en la playa, la nieve y la montaña.

Brendan Ó Sé, de Corck, Irlanda, se llevó el primer lugar en la categoría de Fotógrafos del Año en la décima edición de los IPPAwards.

Ó Sé es profesor universitario y en sus tiempos libres se dedica a tomar fotografías. Ha sido galardonado en distintos concursos internacionales y sus fotografías fueron parte del Apple World Gallery, una especie de carteles publicitarios publicados en línea o en papel, que muestran las imágenes capturadas por sus usuarios.

Ó Sé ha dado clases de fotografía con iPhone en distintas partes del mundo, desde Islandia hasta Hong Kong. Y para celebrar la primera década de los IPPAwards, Ó Sé quiere regaló a los usuarios de CNN  10 consejos para tomar mejores fotografías:

1. Toma muchas fotos. La práctica hace al maestro

2. Mira los bordes al momento de componer tu fotografía. Muy a menudo hay cosas, objetos, que pueden distraerte del sujeto principal

3. Busca otras maneras de ver las cosas, como reflejos. También, fotografía desde distintos ángulos

4. Agarra firmemente tu iPhone para evitar imágenes desenfocadas por movimiento

5. Usa la opción ‘modo ráfaga’ para fotografiar objetos que se mueven rápidamente

6. No uses el zoom. Acércate

7. Puedes usar el botón de volumen para tomar una fotografía. Esto es de gran ayuda si estás sosteniendo tu teléfono de forma horizontal (modo apaisado)

8. Aprovecha la luz natural y evita usar el flash

9. Usa la aplicación Snapseed para editar tus fotografías y sacar el mayor provecho de las imágenes que tomaste desde tu teléfono

10. ¡Diviértete! Después de todo, es un pasatiempo

Acá te dejamos fotos del experto:

 

1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3

 

 

Fuente: http://www.cnnchile.com/noticia/2017/06/28/10-consejos-para-tomar-mejores-fotos-con-el-iphone

 

 

 

Ejercicios de fotografía para principiantes

 diciembre 20, 2016@jimmypicker

“Yo no fui a la escuela de cine. Yo fui al cine”, es una de las frases más conocidas del aclamado director Quentin Tarantino
Entre sus palabras revela que sólo necesitó ver películas para aprender a hacerlo, pero es sólo una exageración.
Es obvio que aunque el realizador es de los mejores que el mundo ha visto en años recientes, es imposible adentrarse en la producción de una cinta sin conocimiento previo de lo que sucede detrás de escenas. Quentin, aún teniendo una visión clara de lo que necesita en pantalla, requirió realizar distintos ejercicios para poder desarrollarse como un creador. El concepto del “talento nato” es sólo un mito y aún si fuera realidad, la persona que lo posea, necesitaría estimular sus habilidades para llevarlas al límite.

Así como Tarantino, la mayoría de los fotógrafos debe realizar retos constantemente para expandir su percepción y encontrar nuevas formas de mostrar una imagen. Los resultados son pedazos breves de la realidad que escogemos de entre demasiadas posibilidades. Es un disparo y le robamos al mundo una parte de su esencia. Los siguientes ejercicios pueden ayudar a cualquier aspirante a fotógrafo a situarse en su entorno, volverse parte de él y de esa forma hallar nuevas miradas y convertirlas en obras de arte.

Elige un lugar y toma una fotografía diaria

ejercicios de fotografia rollo

 

Para aprender nuestro manejo de fotografía y notar cómo la evolución se da todos los días, podemos elegir un lugar cerca de nuestro hogar o donde pasemos a diario y hacer una captura. No importa si es a diferente hora ni si son tomas ligeramente distintas, el propósito es experimentar con diferentes ajustes, enfoques y notar qué tipo de manejo es más conveniente para el tipo de imágenes que deseamos producir. Además, nos motivamos a pensar de múltiples formas desarrollando nuestra creatividad.

Haz distintos encuadres con fotografías de otros

ejercicios de fotografia

Uno de los temas principales que se enseña en cualquier profesión que trate con elementos visuales, es encontrar el encuadre perfecto; del cual no existe sólo uno para todas las imágenes. Podemos experimentar con fotografías ajenas y proporcionarles otra perspectiva para entrenar nuestro ojo a resaltar diferentes componentes de una representación. Ese ajuste puede cambiar por completo el sentido de una foto y en la mayoría de los casos un ligero cambio hace la diferencia. Es un ejercicio sencillo que podemos practicar incluso mientras caminamos en la calle y observamos a nuestro alrededor.

Toma 10 fotografías de un mismo sujeto

ejercicios de fotografia repetir

Cuando buscamos dedicarnos a la fotografía profesional lo primero que debemos pensar es que nunca será suficiente una sola toma, ni diez. Se requerirán decenas de opciones para escoger la imagen deseada. Para mentalizarnos, podemos tomar 10 fotos diferentes de un sujeto de vez en cuando. Nos entrenamos para explotar las posibilidades, además de que también sirve para desarrollar una mejor percepción y ahorrar tiempo gracias a la experiencia.

Toma 10 fotografías de tres objetos

ejercicios de fotografia negativos

Similar al ejercicio anterior, tomar 10 fotografías de tres objetos también ayuda a aprender sobre distribución, proporción y manejo de la escena. Esta actividad podemos derivarla para probar con diferentes ajustes, posiciones e incluso cámaras si contamos con más de una. La experimentación nos permite conocernos junto con la visión que queremos lograr. Una vez que tengamos nuestra marca personal se facilitará mucho más saber qué es lo indicado para cada sujeto.

Camina

ejercicios de fotografia caminar

Aunque en algunos lugares es peligroso salir con una cámara, podemos hallar un espacio abierto y poblado para entrenar nuestra percepción. Caminar siendo fotógrafo significa observar y recibir lo más que podamos de nuestro entorno para ver qué podemos obtener de él a través de una imagen. Más que un ejercicio es un hábito que se debe desarrollar. Para trayectos cortos es mejor evitar el transporte público, pues nos podemos perder de fotografías perfectas. En general observar y aprender de lo que nos rodea es necesario para crear mejores obras.

Crea retos

ejercicio de fotografia replicar

Lo principal para cualquier aspirante a artista es crearse metas constantemente. Los retos son necesarios para llevarnos al límite y forzarnos a avanzar. Tomando como ejemplo los ejercicios de esta lista o pensando en logros como llegar a 500 fotografías y seleccionar diez, nos impulsará a seguir adelante. Se convertirá en hábito y pronto nos encontraremos unidos a nuestra cámara en todo momento, pues cualquier escena podrá ser guardada con un sólo disparo.

Toma fotografías todos los días

ejercicios de fotografia entrenar

Lo que se le dice a cualquier músico: practica todos los días. Más que un ejercicio, es un requerimiento. Así pasemos el día en casa, cualquier objeto podrá servirnos para narrar una historia. Debemos obligarnos a crear constantemente, de lo contrario gastamos tiempo valioso. Los mejores fotógrafos están siempre en evolución como cualquier artista y así aspiremos a ser fotoperiodistas, fotógrafos de moda o sólo creadores, es necesario tomar imágenes diariamente para ir siempre un paso adelante.

Recrea las imágenes de alguien más

ejercicios de fotografia

Ejercicio que también siguen los dibujantes, pintores y hasta los músicos con covers de artistas famosos. Recrear es mirar lo mejor del trabajo de otro y adaptarlo a nuestro gusto para ver si podemos mejorarlo o al menos compararlo. Hacer versiones de las fotografías de alguien más puede ser una pesadilla, pues influyen distintos factores en cada uno, pero intentarlo nos obliga a investigar, cambiar de configuración o intentar diferentes trucos para lograrlo, acercándonos así a un lado más experimental y creativo del proceso. Todo es un remix.

Convertirse en un experto en cualquier ámbito artístico no sucede de la noche a la mañana. No se le dio el mando de director a Quentin Tarantino sólo por haber “ido al cine”, sino porque su observación lo llevó a adentrarse en la fotografía y la creación de películas hasta que mostró pruebas suficientes para tomar el asiento de líder. Debemos esforzarnos a cada paso y exigir más de nuestras obras para así avanzar como fotógrafos y encontrar nuevas miradas para ofrecerlas al mundo.

**

Fuente original: http://culturacolectiva.com/ejercicios-de-fotografia-para-principiantes/

Fuente:
FStoppers & MakeUseOf.

Consigue Fotografías Originales Gracias a Una Bola de Cristal

Además de para adivinar el futuro, una bola o esfera de cristal puede convertirse en un buen accesorio fotográfico. En fotografía siempre andamos buscando ideas originales para capturar con nuestras cámaras y así sorprender un poco a quienes observan nuestras imágenes. Para muchas de ellas necesitamos algún accesorio, y aunque una bola de cristal no sea estrictamente algo vinculado a la fotografía, puede ofrecernos resultados sorprendentes. Si lo que estás buscando son tomas realmente originales, no te quedes sin leer este artículo.

 

Añade Un Toque de Originalidad a Tus Fotos

 

Como te decía una bola de cristal puede convertirse en algo más que en un objeto para adivinar el futuro. Se trata de un accesorio bastante económico, que podemos usar para cualquier temática que se nos ocurra, como fotografía de paisajesarquitecturaamaneceres y atardeceresretratos divertidos, fotografía urbana… Para todas, nos ofrecerá un punto de vista diferente con cierto toque de originalidad. Eso sí, como en todo, deberemos tener en cuenta algunas variables para conseguir la toma que deseamos.

 

Premisas Para Trabajar con Una Bola de Cristal

 

¿En qué cosas deberemos fijarnos a la hora de trabajar con una bola o esfera de cristal?

1. El tamaño. No es lo mismo trabajar con una bola de cristal pequeña que con una grande. Cuanto mayor sea la esfera más cómodamente podremos trabajar, y será más fácil rellenar el encuadre con ella. El problema es que el peso también será mayor, y eso hará que sea menos portátil y que para la mayoría de las situaciones necesitemos un soporte sobre el que colocarla. En este ejemplo podemos comparar una de 40 mm, la cual se puede llevar siempre en la mochila por lo poco que ocupa y pesa, y otra de 80 mm. La de 80 mm nos dará resultados más atractivos, pero llevarla implica más espacio y peso en la mochila, por lo que debemos valorar cuál es la que necesitamos para cada ocasión.

 

2. La refracción. Cuando fotografiamos a través de un objeto de masa densa y transparente, como puede ser una bola de cristal o un vaso de cristal con agua, se produce el fenómeno de la refracción. La luz pasa a través de ellos, se dobla y se produce una distorsión que hará que la imagen aparezca del revés. En realidad nuestros objetivos trabajan de la misma manera, así que añadir una bola de cristal sería como colocar una lente adicional que podemos desplazar alrededor de la escena.

3. Efecto ojo de pez. ¿Sabías que una bola de cristal nos ayudará a simular el efecto de ojo de pez, y es mucho más barato que comprarse un objetivo ojo de pez? Este tipo de lentes se caracteriza por cubrir un campo de visión de 180º o incluso más, y con una bola de cristal podrás simularlo

4. La distancia de enfoque. Uno de los aspectos más difíciles a la hora de hacer fotografías a través de una bola de cristal es el control de la distancia mínima de enfoque. Dependiendo del objetivo que utilicemos, descubriremos que tenemos que alejarnos más o menos de la bola para poder enfocarla y hacer la foto.

 

5. La distancia de la bola al motivo fotográfico. Cuanto más cerca esté la bola de cristal al motivo que vayamos a capturar a través de ella (siempre teniendo en cuenta la distancia mínima de enfoque de la lente), la distorsión será más evidente, algo que queda muy bien si introducimos en el encuadre elementos con líneas como una valla por ejemplo. Conforme alejamos la bola de ese motivo, la escena quedará reflejada a través de la esfera de una manera más realista.

 

Pasos para Hacer Fotografías con Una Bola de Cristal

 

Veamos cuáles son los pasos recomendados que deberemos seguir a la hora de realizar una toma a través de una esfera de cristal.

  1. Elegir la escena que vamos a fotografiar. Lo habitual será que escojas aquellas escenas que capturarías con un objetivo angular, como un paisaje por ejemplo, de tal forma que en la bola se atrape toda la composición. Eso no quita que quieras innovar y hacer un retrato a través de la esfera, que aunque salga algo distorsionado y con una proporción que no es la adecuada, puede aportarle un toque divertido a tu fotografía.
  2. Intenta que el sol esté siempre detrás de ti. De esa forma iluminará toda la escena que aparecerá en la bola.
  3. Coloca la esfera en un lugar en el que no se vaya a caer. Sitúala sobre una superficie plana en la que te asegures de que no se vaya a mover o caer, o en el soporte que trae al comprarla. También puedes hacer tomas en las que sea tu mano o la de otra persona la que la sujeta.

 

4. Compón la imagen a través de la bola de cristal. Para muchas tomas, es interesante que se perciba algo del horizonte también en el fondo que queda tras la bola, aunque la escena protagonista esté dentro de ella.

5. Enfoca la escena que se ha quedado a través de la esfera. Para ello puedes ayudarte del enfoque en modo manual y del live view de tu cámara. Te aconsejo que a este paso le dediques el tiempo necesario, ya que en ocasiones la cámara enfoca la bola, pero no en el punto adecuado.

 

6. Escoge la apertura de diafragma adecuada. Si lo que deseas es que el fondo salga borroso para que destaque la esfera y su escena, entonces utiliza números f inferiores a f/4. Si quieres que el paisaje en su conjunto se aprecie más, entonces utiliza un diafragma en entre f/8 y f/10.

7. Haz la fotografía y repítela tantas veces como haga falta hasta que quedes satisfecho con tu toma.

 

Algunos Consejos Extras

Ahora que ya conocemos cuáles son los pasos que debemos seguir a la hora de hacer una fotografía a través de una bola de cristal, veamos qué consejos nos pueden venir bien para realizar este tipo de capturas.

 

  • Mantén la bola en la sombra si puede ser. Si colocamos nuestra bola de cristal en la sombra evitaremos los reflejos indeseados del sol y del cielo que pueden empeorar nuestra toma. Por eso, intenta buscar siempre la sombra de un árbol, un edificio o incluso puedes usar un difusor para al menos suavizar la luz que le incide.
  • Busca un lugar sobre el que colocarla. Podemos hacer la fotografía sujetando la bola nosotros mismos e introducir de esa manera el factor humano en la composición, pero eso nos restará movilidad. Lo mejor es que busques un lugar sobre el que colocarla, o que uses los soportes que suelen ir con ellas cuando las compras. De esa forma podrás trabajar cómodamente, y buscar ángulos y perspectivas más atractivas, consiguiendo que la composición de la imagen sea mejor. 
  • Coloca la bola elevada del suelo. Como te comentaba antes, la bola de cristal voltea y distorsiona la escena que vamos a fotografiar. Si colocamos la esfera en el suelo gran parte de la reflexión va a ser simplemente el suelo. Si la zona del suelo es importante en tu toma perfecto, pero sino, trata de elevar un poco su posición y así conseguirás centrar más le escena. Seguirá saliendo la parte del suelo, pero la composición quedará más equilibrada porque captaremos más cielo. 

    Dependiendo del ángulo con el que hagamos la captura variará mucho el resultado final.

  • Utiliza el objetivo adecuado. Depende de la situación que queramos captar, usaremos una lente u otra. Una de las más recomendadas será la lente macro, ya que con estas podremos acercarnos mucho a la bola y enfocar sin problemas. Si no dispones de un objetivo macro, también puedes usar una focal larga o teleobjetivo y alejarte para enfocar, con esto también podrás jugar con la escasa profundidad de campo y diferenciar así de forma más evidente el fondo del contenido de la bola. Además también te permitirán una perspectiva y un efecto atractivo. Por último, puedes usar lentes más angulares e integrar la bola en la escena para captar la atención de quien observa la imagen.
  • Sitúa el foco en el contenido de la bola de cristal. Nos interesa que lo que aparezca enfocado sea el paisaje o el motivo que hemos captado y está en la bola, no el de fondo, por lo que a la hora de enfocar la imagen comprueba que enfocas la zona adecuada. Ten mucho cuidado porque a veces puede que enfoquemos los bordes de la esfera de cristal, pero la imagen que aparece en el interior quede desenfocada

 

  • .
  • Indícale a tu cámara la apertura de diafragma adecuada. Si lo que queremos es que el contenido de la bola de cristal destaque respecto al fondo, entonces opta por aperturas de diafragmas amplias, o lo que es lo mismo, números f que sean bajos. De esta manera haremos que la profundidad de campo se reduzca, y se enfatice la atención en lo que aparece en ella. Si lo que pretendes es que el fondo también se adivine y quede integrado dentro de la composición, entonces sube el número f hasta f/8 o f/11.
  • Procura limpiar tu bola de cristal antes de realizar la fotografía, e intenta no tocarla con las manos desnudas, ya que las huellas dactilares la ensuciarán y eso va en detrimento de nuestra fotografía. 

    En esta fotografía comprobamos que una huella en la esfera puede estropear nuestra fotografía.

  • Guarda bien tu bola. No deja de ser cristal, y por eso es muy delicada. Cualquier golpe puede romperla, así que cuando la vayas a transportar ponla entre telas o materiales acolchados, para evitar que corra peligro.
  • Voltea la imagen de vez en cuando. Como te explicaba, debido al efecto de la refracción nuestra imagen en la bola de cristal saldrá invertida. Eso le da cierto contraste a nuestra imagen que hará que capte la mirada de quien la observa, pero en ocasiones un buen recurso puede ser voltear la imagen en edición de tal forma que lo que quede invertido sea el fondo y no la imagen que Aparece en la esfera
  • ¡No te quemes! Si coges la bola de cristal con las manos en un día soleado ten cuidado, ya que ésta actuará como si fuera una lupa y puede llegar a quemarte

 

 

Experimenta y Capta Tus Pequeños Mundos!

Como has podido comprobar, la bola de cristal nos permite de alguna manera capturar pequeños mundos que le otorgan un toque de originalidad a nuestras imágenes. No es un recurso para utilizar en todo momento, pero sí que puede ser interesante para utilizar en ciertas ocasiones.

 

Fuente: https://www.dzoom.org.es/fotografia-bola-cristal

 

Tutorial de fotografía de animales: salvajes y domésticos

Diferentes tipos de condiciones: salvajes y domésticos

Para hablar acerca de un tutorial de fotografía de animales, debemos tener claro que la cantidad de conductas de animales es tan abrumadora como la variedad de fotografías que podemos tomar. A lo que me refiero es que no podemos tomar a todos por igual: aunque generalmente comparten características similares en el sentido de que se mueven mucho, son impredecibles y hay que tratarlos con cuidado, unos pueden ser más manejables que otros. Y creo que sabemos cuáles son entre los domésticos y los no domésticos.

Además de la misma naturaleza animal de los sujetos, también tenemos diferentes tipos de condiciones a las que nos exponemos nosotros y a ellos. Por ejemplo, si hemos hecho un viaje para ver a los leones en alguna sabana, nuestra situación de trabajo será drásticamente distinta a trabajar en un zoológico o un refugio. Y es por eso que el uso de equipos y preparaciones previas varía muchísimo de acuerdo a cada situación.

Con animales salvajes. En caso de que nos dispongamos a realizar una sesión fotográfica en la pradera, la selva o cualquier otro lugar en donde haya animales salvajes, es necesario un equipo que nos permita no solo trabajar en silencio para no ahuyentarlos, sino que también nos debe permitir capturarlos desde cierta distancia. En este caso, se recomienda trabajar con un teleobjetivo o Superteleobjetivo. Es decir, con un lente que alcance al menos los 100mm, cuestión de que podamos trabajar lo suficientemente cómodos sin molestar al animal.

tutorial de fotografía de animales

© flowcomm – Flickr.com

 

En adición a esto, podemos utilizar un trípode o disponernos a encontrar bases suficientemente estables para evitar las trepidaciones de nuestro teleobjetivo, ya que como sabes, están propensos a sufrir de movimientos involuntarios.

Con animales domésticos. En este caso, nos bastará trabajar con un objetivo gran angular o con cierto grado de zoom no muy pronunciado. Los angulares nos permitirán otorgarle al encuadre un acabado más artístico y por ende una fotografía mucho más llamativo. Y ya que las mascotas son animales más acostumbrados al contacto humano, no será necesario capturarlos desde lejos.

tutorial de fotografía de animales

© Mike Sinko – Flickr.com

 

En cuanto al trípode, es opcional y depende realmente de lo que queramos hacer. Si vamos a realizar una fotografía de velocidades más lentas para capturar más luz o un efecto en movimiento, entonces lógicamente haremos uso del trípode o de alguna base suficientemente estable.

Con insectos. Aunque los insectos entran en otra categoría de animales más particulares, sobre todo al hablar de fotografía, también serán tomados en cuenta en este tutorial de fotografía de animales, al hablar de los objetivos necesarios. Para este tipo de fotografía, el equipo varía drásticamente ya que no solo necesitamos un lente especializado para macrofotografía sino también flashes especiales y trípodes que nos permitan trabajar de manera más cómoda.

NOTA: Con todos estos tipos de fotografía de animales básicamente se recomienda un equipo silencioso y rápido para trabajar con mucha más seguridad. De esta forma, ninguno de los animales tendrá que asustarse por el sonido del obturador, ni tendrás que perder el encuadre por el movimiento del animal.

Tutorial para la fotografía de animales salvajes

1.Busca la escena. Si nos vamos a transportar hacia un ambiente natural, como una pradera o una sabana, es necesario que lo primero que hagamos sea detectar el ángulo que nos interesa y por supuesto, al animal que queremos fotografiar. Para buscar la escena, tienes dos opciones, dependiendo de la naturaleza de nuestro protagonista:

tutorial de fotografía de animales

© Mathias Appel – Flickr.com

 

Si el animal se mueve mucho, nos conviene esperar a que se sienta un poco más estable, ya que de lo contrario se nos hará difícil. En todo caso, vamos a situarnos lejos de él y a buscar una escena que tenga sentido: un buen fondo, un buen encuadre…pero en donde sepamos que el protagonista estará.

Si el animal no es muy activo entonces podemos tener un poco más de paciencia y buscar la posición exacta del animal para empezar. Es decir, vamos a partir del protagonismo para construir la escena a diferencia del primer caso. En este sentido, cabe destacar que este tutorial de fotografía de animales se hace mucho más fácil una vez que trabajamos con individuos más inactivos.

2.Monta el equipo. Lógicamente, montar y ajustar el equipo de trabajo es vital para realizar la sesión fotográfica. Sin embargo, debemos hacerlo con sumo cuidado para pasar desapercibidos frente a los individuos que queremos capturar. Asegúrate de no hacer muchos ruidos con el cierre de la mochila al sacar tus implementos y de no llevar los equipos envueltos en bolsas plásticas o en algún material que pueda ser ruidoso.

3.Cuida la composición. En este tutorial de fotografía de animales, es importante cuidar la composición a pesar de que estamos lidiando con sujetos impredecibles. Para esto, no solo vamos a configurar nuestro equipo sino que también vamos a aplicar las reglas de composición. No con rigurosidad, pero si con una referencia importante para lograr una fotografía bien compuesta.

4.Configuremos el equipo. Con los animales salvajes, existe la particularidad de que debemos trabajar de forma muy rápida porque son impredecibles. No solo corremos peligro en algunos casos, sino que también corremos el riesgo de perder nuestro encuadre. Aunque nuestra cámara no esté en modo automático (porque querremos ajustar los otros valores manualmente), sí se hace la recomendación de que se trabaje al menos con el enfoque automático.

tutorial de fotografía de animales

© Steve – Flickr.com

 

En caso de que estemos lidiando con un animalillo muy activo, la función de servo continuo puede venirnos muy bien al momento de iniciar la sesión. Una vez que ajustemos nuestro equipo en la tierra o en alguna superficie, vamos a bloquear el enfoque automático sobre el sujeto que queremos salga enfocado. De esta forma, la cámara seguirá al sujeto automáticamente y este siempre saldrá en foco.

La distancia focal lógicamente no solo tendrá que estar contemplada en el rango de focal del objetivo (si es que no es de focal fija) sino que también estará configurada según la lejanía del fotógrafo en relación con la del sujeto. Recuerda que algunos animales son más sensibles al ruido y a la presencia de cuerpos extraños, por lo que debemos tomar distancia prudencial.

La apertura del equipo debe ser bastante abierta, es decir, el número f/ debe ser lo más pequeño posible. Esto hará que la profundidad de campo sea más superficial y por ende, se produzca un mejor efecto con el teleobjetivo. Una apertura de f/1.4 debería ser mucho más que suficiente para producir desenfoque selectivo.

La velocidad de obturación, por una parte, debe ser suficientemente rápida como para congelar cualquier movimiento del animal. Es por eso que la apertura debería ser tan abierta: para compensar cualquier falta de luz que no entre a raíz de una obturación veloz.

Configura la sensibilidad ISO en el nivel más bajo posible: dependiendo de la cámara, encontrarás que el nivel mínimo de sensibilidad ronda entre los 100 y los 200. Esto te ayudará a evitar la aparición del ruido digital.

5.Ajusta el modo ráfaga y dispara. Para disparar, no bastará con presionar el obturador por una vez: la idea es que ajustemos el modo ráfaga para capturar varios encuadres y al finalizar la sesión, elegir las fotografías que más nos gusten. Recuerda que este paso en el tutorial de fotografía de animales viene complementado con el de cuidar nuestra composición: si va a haber un movimiento constante en la escena, pues este modo de disparo será especialmente útil.

Tutorial de fotografía de animales domésticos

1.Prepara la escena. A diferencia del tutorial de fotografía de animales salvajes, el de animales domésticos comenzará por la preparación de la escena. Si estamos pensando en fotografiar a nuestra mascota, ya conoceremos sus costumbres o sus lugares favoritos. Por lo tanto, en lugar de buscar la escena, la vamos a preparar: el área de nuestra casa que les guste y que a la vez nos pueda servir de fondo de fotografía, por ejemplo.

tutorial de fotografía de animales

© Kevin Dooley – Flickr.com

 

El preparar la escena también es un proceso que debe realizarse primero para no cansar a la mascota. No es lo mismo capturar espontáneamente a nuestro perro durmiendo en la terraza a tener que preparar los difusores de luz, el escenario, los flashes o un fondo, si es que no utilizaremos uno natural.

2.Busca el mejor ángulo. Los ángulos claramente pueden variar a medida de que la sesión fotográfica avance, ya que no nos quedaremos estáticos en un solo sitio sobre todo si nuestra mascota es muy activa. Es por eso que nuestro equipo realmente no debería ser muy aparatoso: por esto y porque probablemente el animal se vea intimidado por tantos elementos en su zona…eso o los termine mordiendo.

3.Configura el equipo. Así como en el caso del tutorial de fotografía de animales salvajes, con los animales domésticos la configuración del equipo lo es todo para triunfar. Ya que vamos a utilizar un lente gran angular o zoom estándar, los ajustes serán un poco distintos. En este caso, si el animal está muy quieto y tenemos certeza de que permanecerá así por algún tiempo, entonces podemos usar un modo semiautomático o el modo manual. Lo que sí es que se recomienda el enfoque automático, al igual que con el resto de los animales.

Si el animal está muy activo, podemos igualmente activar el seguimiento del enfoque o la función del servo continuo, tal como mencionamos en el tutorial de fotografía de animales anterior.

La velocidad de obturación querremos dejarla prácticamente igual: en este caso, si nuestro gato está durmiendo, podremos darnos el lujo de utilizar una velocidad de obturación un poco más lenta. Sin embargo, el obturador no debería permanecer mucho tiempo abierto porque sigue siendo un animal que no sabrá comportarse ni seguir órdenes del fotógrafo. Por lo tanto, te recomiendo usar velocidades más cortas.

La sensibilidad ISO queremos que sea lo más baja posible. Como te dije anteriormente, lo más seguro es que deseemos obtener una fotografía sin ruido digital. Sin embargo, si lo queremos añadir como un efecto artístico, pues lo que debes hacer es ajustar la sensibilidad a un nivel superior a 400. Lo importante es que no utilicemos la sensibilidad automática.

La distancia focal varía, de acuerdo al objetivo que estemos utilizando. Si queremos capturar a nuestro perro a lo lejos, lógicamente nuestro grado de zoom debe ser mayor (si el objetivo lo permite). No obstante, no está demás intentar acercarnos un poco más y probar con focales más angulares. Las distorsiones producidas por lentes de amplios ángulos de visión pueden llevarnos a crear fotografías de mascotas mucho más ricas.

La apertura realmente depende del grado focal y de la velocidad de obturación que decidamos usar: en teoría no querremos lograr la sobreexposición a menos que intencionalmente queramos crearla. Pero lo cierto es que en la mayoría de las ocasiones, probablemente deseemos obtener una fotografía completamente nítida. Para esto es necesario que no empleemos una apertura muy abierta.

Pero si queremos lograr una fotografía con desenfoque selectivo, así como hacíamos en el tutorial de fotografía de animales salvajes, vamos a querer emplear una apertura más o menos grande y realizar el foco en el protagonista. De esta forma se opaca el fondo y obtenemos una composición diferente. Generalmente, esta técnica se utiliza cuando los animales se encuentran más lejanos o se encuentran en movimiento y necesitamos compensar la corta velocidad de obturación.

4.Ajusta el modo ráfaga. Si el animal es activo (probablemente lo es) entonces lo mejor será ajustar el modo ráfaga. Incluso si está acostado o sentado tranquilamente, puede que muevan la cabeza o incluso una oreja, por lo que este modo nos ayudará a capturar la mejor fotografía en una serie. Si tu equipo no es precisamente silencioso, el modo ráfaga te será especialmente útil para capturarlos ya que una vez que oigan el obturador, probablemente se queden por unos momentos contemplando el equipo.

Muchas gracias por leer. No olvides suscribirte al blog y dejarnos tus comentarios.

 

Artículo original: https://3lentes.com/tutorial-de-fotografia-de-animales

7 Reglas Básicas Para Una Fotografía Correcta.

Fuente: Mario Pérez, Fundador del Blog del Fotógrafo

Es triste invertir un dinero en una buena cámara réflex y no poder conseguir más que fotos fracasadas, feas y desastrosas, una tras otra, debido a ingenuos descuidos sobre reglas básicas de a fotografía, reglas que todo fotógrafo, por muy principiante que sea, debería conocer. Hoy te traigo una serie de consejos y reglas básicas de fotografía con las que podrás tomar fotos correctas de esas que satisfacen el ojo  A partir de ahí, hacer que sean espectaculares dependerá sólo de ti. Por lo menos las reglas estarán de tu lado.

Reglas básicas para una fotografía correcta

1) La Regla de los Tercios

Esta regla es muy simple pero tiene un tremendo poder en la forma en que visualizamos la foto. Consiste en dividir la imagen, mentalmente, en 9 partes iguales (mediante 2 líneas paralelas horizontales y otras 2 verticales) y a continuación colocar el sujeto en algún punto de intersección de las líneas. Esta foto lo ilustra perfectamente:

regla-de-los-tercios-600x400

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como puedes ver, el fotógrafo ha colocado al pájaro en el punto de intersección de la parte inferior izquierda del encuadre. Cualquier otro punto de intersección nos hubiera valido igualmente.
Esto en fotografía se llama puntos fuertes. Son puntos que atraen especialmente la atención y le otorgan al sujeto mayor interés y protagonismo.

2) La Ley del Horizonte

Útil a la hora de fotografiar paisajes. Cuando estés componiendo una foto, antes de disparar imagina 2 líneas horizontales paralelas dividiendo la foto en 3 partes iguales. Esto es aplicable en ambos modos horizontal o vertical.

 

 

ley

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si lo que quieres que tenga especial interés es el cielo, ubica el horizonte en la línea inferior. Si por el contrario quieres otorgarle mayor importancia al paisaje terrestre, coloca el horizonte en la segunda línea, la superior.

Así de simple.

3) Explorar nuevos ángulos

Experimenta la fotografía disparando con tu cámara desde ángulos atrevidos y poco usuales. Por ejemplo hazte una foto a ti mismo en el retrovisor del coche (sólo cuando no seas tú el conductor, por favor) o captura la imagen de algún edificio histórico reflejada en un charco de agua.

4) Acércate sin miedo a los sujetos

Utiliza la función Macro de tu cámara (en modo automático la puedes identificar con un símbolo de flor, y en cámaras réflex utilizando un objetivo Macro) y haz fotos de muy cerca a objetos pequeños. Captura detalles. Incluso podrías enfocarte exclusivamente en el detalle obviando el resto del objeto. Los resultados suelen ser muy llamativos.

5) Adopta la altura de tus sujetos pequeños de edad

Para lograr magníficas fotos de niños, ponte de cuclillas o de rodillas, intenta bajar y colocar la cámara a la misma altura que la del niño o animal que quieras fotografiar, así transmitirás más realismo.

6) Utiliza el flash en el exterior

Para retratos, utiliza el flash en el exterior. Aunque haga un día especialmente soleado, el flash ayuda a prevenir las zonas de sombra que ocupan la cara de la persona por llevar por ejemplo gorro o algo que proyecte sombra o porque el sol esté encima o detrás de la persona fotografiada. Lo mejor para evitarlo en forzar el flash. Se llama flash de relleno, y su finalidad no es iluminar la oscuridad, sino rellenar la cara del sujeto de luz para que ésta resulte uniforme con lo que la rodea.

y el consejo de oro..

7) Disparar siempre en RAW

Haz todas tus fotos en RAW. Este formato preserva todos los elementos de la foto (colores, luz, sombras, saturación) y permite, mediante un procesamiento posterior, moverlos a nuestro antojo. Realizar una foto en JPG produce una foto final en la que no tendríamos más margen de modificación. (Más sobre las ventajas e inconvenientes de disparar en RAW, aquí).

Espero que hayas disfrutado del artículo de hoy. Si es así por favor no dejes de recomendarlo por Facebook, Twitter y Google+.

 

Ver articulo original

Consejos de un profesional para tomar fotos de primera con tu teléfono móvil (BBC Mundo)


Millones de fotos son tomadas cada día y millones son compartidas en las redes sociales.

En la era de los teléfonos inteligentes cada vez más echamos mano de nuestros celulares para marcar algún momento de nuestras vidas o para captar algo interesante o inusual.

Pero ¿cómo hacer para mejorar la calidad de tus fotografías? El fotógrafo profesional, escritor y profesor universitario Grant Scott te explica qué puedes hacer para mejorar tu creatividad visual.

Muchos de nosotros no llevamos todo el tiempo en nuestros bolsillos una cámara que sea:

Fácil de usar

• Que produzca fotografía de alta calidad y fácil de manipular con una multiplicidad de aplicaciones.

• Que cree imágenes con las que podamos jugar, usar para crear películas, o para ilustrar audio en la web o coleccionar música

• Que llene todas nuestras necesidades de entretenimiento e información.

Digo cámara y no teléfono porque en la medida en que mejora la calidad de las cámaras de los teléfonos inteligentes, nos comunicamos cada vez más a través de la imagen y no de la palabra.

Sólo en el Reino Unido, el promedio de imágenes fotográficas almacenadas en cada teléfono inteligente alcanzó a 2.000 en 2014.

Pero ¿cuántas de esas personas se describirían a sí mismos como fotógrafos?

No muchos, diría yo. Y sin embargo, esas imágenes son compartidas y por lo tanto publicadas a través de redes sociales como Twitter e Instagram a una audiencia ávida, tal como sucede con cualquier fotógrafo profesional.

La cámara del teléfono inteligente que llevas en tu bolsillo también ha llevado a la creación de una vasta cantidad de imágenes que documentan la vida diaria, la minucia de nuestras vidas cotidianas, imágenes creadas para contar historias, captar un momento e inmortalizar momentos preciosos.

 

blog2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pilares de la creatividad visual

Pero también puede ser usada para aumentar tu habilidad como fotógrafo y hacerte más consciente de factores como la luz, la textura, la forma, la composición y la yuxtaposición, los elementos clave que constituyen los pilares de la creatividad visual.

Es lo que yo llamo “fotoboceto” o hacer un boceto de tu fotografía.

Con frecuencia estamos muy preocupados con tomar una buena fotografía, pero ¿qué hace que una foto sea buena?

Cada quien tiene su propia definición de ello, así que en vez de preocuparte sobre como tu foto se va a ver antes de tomarla, hacer bocetos te libera y te permite divertirte mientras la tomas.

Tomar fotos sólo para ver como lucen puede ser increíblemente liberador y la mejor forma de comenzar tus experimentos fotográfico.

Y ya que no tienes que preocuparte por la mecánica de una cámara fotográfica, también eres libre para poner tu atención en capturar imágenes focalizándote en la estética.

Esto nos permite estar más conscientes de lo que nos rodea y los elementos básicos que constituyen una fotografía exitosa.

No trates de caminar por lo seguro cuando hagas tus bocetos fotográficos. Diviértete, toma riesgos, experimenta y confía en tus instintos en vez de tu cerebro.

Por supuesto, esto no es nuevo en fotografía. La experimentación ha estado en la base de la fotografía desde sus orígenes, pero nunca ha sido tan fácil o barato hacerlo como hoy en día.

 

Un paseo por el vecindario

Una buena forma de empezar a hacer bocetos es darte un paseo por el vecindario con tu teléfono inteligente en mano y listo para tomar fotos.

Camina despacio y busca deliberadamente por cualquier cosa que te llame la atención.

Puede ser una señal o anuncio, una sombra, una verja vieja y pintada, algo tirado en la calle o que alguien ha dejado atrás, una persona sentada esperando el autobús, la reflexión en la ventana, algún grafiti o algo que pasa en frente de ti.

Cuando veas algo, toma una foto y continúa caminando. No te preocupes por la imagen y no juzgues sus méritos o la borres apenas la has tomado.

Al final de tu paseo, vuelve a casa y revisa las imágenes.

Observa si hay un tema subyacente o un patrón que se repite. Decide con cuáles imágenes fuiste más exitoso y trata de ver por qué te llaman la atención esas imágenes.

Continúa dando paseos y aplicando esta misma regla y pronto desarrollarás tanto tu lenguaje visual como un portafolio fotográfico que refleja cómo ves el mundo en el que vives.

Si no te gusta la idea de hacer caminatas para comenzar a hacer bocetos, aplica estas mismas reglas con cualquier hobby o pasión que tengas.

Comienza a documentarlo desde diferentes ángulos, direcciones y enfoques.

A medida que aumente tu confianza y tu conocimiento, puede que quieras compartir tus imágenes online.

Es una muy buena manera de ver si tus imágenes son apreciadas por un público más amplio interesado en los mismos temas que tú o en la estética de tu fotografía.

Y puede ser una buena forma de tomar la fotografía más en serio y de que la gente te comience a ver como fotógrafo.

 

Ver artículo original